Las previsiones de Oficemen para el 2018 se han tenido que rebajar 5 puntos, del 12% de crecimiento previsto en primavera, al 7% actual, por la paralización en la ejecución de la obra pública. La producción de la industria del cemento sigue estancada en la mitad de la capacidad instalada.