La Comisión pide a ESPAÑA y RUMANÍA que adopten las medidas necesarias para proteger y gestionar sus redes Natura 2000

La Comisión pide a España y Rumanía que tomen medidas para proteger y gestionar sus redes Natura 2000, respetando así sus obligaciones en virtud de la Directiva sobre los hábitats (Directiva 92/43/CEE del Consejo).

En virtud de la Directiva, los Estados miembros están obligados a proponer lugares de importancia comunitaria (LIC) de la UE, que se añaden a continuación a las listas biogeográficas de la Unión. En un plazo de seis años a partir de dicha inclusión, los Estados miembros deben establecer objetivos y medidas de conservación para mantener o restablecer un estado de conservación favorable de las especies y los hábitats protegidos, designando los LIC como zonas especiales de conservación (ZEC). Se trata de requisitos esenciales para proteger la biodiversidad en toda la UE. Rumanía aún no ha designado las zonas especiales de conservación y ha incumplido de manera general y persistente su obligación de establecer objetivos y medidas de conservación detallados y específicos para cada lugar. En el caso de España, la Comisión insta a dicho país a completar la designación como zona especial de conservación (ZEC) de todos los lugares de importancia comunitaria (LIC) de las regiones alpina, atlántica y mediterránea, y a adoptar medidas y objetivos de conservación detallados y específicos para cada lugar en el caso de una parte representativa de estas zonas especiales de conservación. El plazo para completar estos trámites respecto a 1 278 lugares de las regiones alpina, atlántica y mediterránea de España expiró hace ya mucho tiempo. Por consiguiente, la Comisión envió una carta de emplazamiento en 2015. Hasta la fecha, España sigue sin designar como zona especial de conservación 345 lugares, más de la cuarta parte de los 1 278 lugares de interés comunitario. Además, la Comisión considera que ha habido una práctica general y persistente en doce comunidades autónomas y a nivel central de no fijar ni objetivos de conservación suficientemente detallados y cuantificados, ni las medidas de conservación necesarias.Por tanto, la Comisión ha decidido enviar una carta de emplazamiento a Rumanía, dándole un plazo de tres meses para poner remedio a la situación, así como una carta de emplazamiento complementaria a España, que dispone también de dos meses para poner remedio a la situación. De no hacerlo, la Comisión puede optar por enviar un dictamen motivado.

Comsxxi

You may also like...