Uno de cada cuatro tripulantes de cabina españoles admite que lo peor de su trabajo es atender a algunos pasajeros

EVpequeUn tercio reconoce que en ocasiones han llegado a llorar debido a sus conductas
 


 

Una nueva encuesta del potente buscador de vuelos y hoteles Jetcost ha revelado que un tercio de los tripulantes de cabina han acabado llorando debido al comportamiento de los pasajeros. Un 26% de estos ha reconocido que atender a algunos pasajeros es la peor parte del trabajo. Según la encuesta, aquellos que son ruidosos y excitables son los peores, seguidos por aquellos que tienden a beber demasiado.

Inicialmente, a todos los encuestados se les preguntó por qué decidieron ser tripulantes de cabina, la mayoría de los encuestados (47%) declaró que porque el trabajo les daba la posibilidad de viajar y ver diferentes países, seguido de porque querían huir de un trabajo de oficina (19%) y por la posibilidad de conocer a gente famosa (12%). Después se les preguntó sobre cuál es su parte favorita de ser tripulantes de cabina, las respuestas más communes fueron, para viajar alrededor del mundo (32%), por el sentimiento de ser libre (27%) y por la gente que conozco en los viajes (26%).

Posteriormente, a los encuestados se les preguntó sobre cuál es la peor parte de ser un tripulante de cabina. Las respuestas más comunes fueron:

– Atender a algunos pasajeros (26%)
– Perderse las reuniones y eventos con amigos y familiares (20%)
– El salario (16%)
– El horroroso uniforme (13%)
– Los horarios de trabajo irregulares (10%)
– Las comidas del personal (8%)
– Tener que hacer dieta (3%).

Al querer profundizar un poco sobre cuales eran los pasajeros a los que más costaba atender por ser desagradables, las respuestas más comunes fueron las siguientes:

– Pasajeros ruidosos y excitables.
– Pasajeros borrachos difíciles de controlar.
– Niños hiperactivos o que no paran de llorar.
– Pasajeros que no paran de pulsar el botón de tripulación de cabina para cualquier cosa.
– Pasajeros que tratan de ligar.

Según los resultados, un 32% de todos los tripulantes de cabina que participaron en la encuesta admitieron que habían acabado llorando debido a las conductas o comentarios de los pasajeros. Además, un 74% de ellos habían llegado a considerar el reprender a los pasajeros molestos por su comportamiento, aunque sólo 6% admitió que realmente lo había hecho.

Al nivel europeo los tripulantes de cabina de Reino Unido y Portugal también piensan que atender a algunos pasajeros es lo peor de su trabajo con un 34% y un 28% respectivamente, mientras que para los franceses lo es el horroroso uniforme (39%), para los alemanes, el salario (33%) y para los italianos las comidas del personal (20%).

Antoine Michelat, co-fundador de Jetcost ha dicho: "Ningún trabajo es perfecto, siempre va a haber momentos mejores y peores independientemente de en lo que se trabaje, es muy raro encontrar un trabajo que no tenga ningún tipo de inconvenientes. Dicho esto, nadie merece ser tratado tan mal como para que acabe llorando. Trabajar de cara al público puede plantear ciertos problemas, especialmente en un entorno tan reducido como en un avión por lo que es muy importante que los pasajeros sean conscientes de cuál es su comportamiento y traten de ser razonables y no se alteren ni tengan actitudes conflictivas, así como tratar de beber alcohol una vez llegado a su destino de vacaciones y no durante el vuelo.”.

Comsxxi

Related posts

Leave a Comment